10 feb. 2013


"Sí, mirad al rival!
Nos acarician porque vamos a morir! 
Mirad el jodido ritual! 
Ahí está su roce en el hombro, su compasivo soplo al delantero local que se lamenta en el suelo!" 

Y por ahí va también el ánimo de Zé Castro al sacar de banda en el minuto 72, ese gesto siniestro y desesperado. 
Y ojo, ojo a nuestros mártires que caminan cansados, una vez más, en este estadio que en silencio se desploma sobre las tinieblas, a veinte minutos para el final. 
Sus manos intentan asir una escalera que no existe, y la noche suda y con ella el guardia Bergantiños en su garita. Cuando el balón es acero. Cuando dices Assunçao, Salomao, Evaldo y ves un destacamento cartaginés extrañado en el desierto.

Con el 0-3, una estatua de Manuel Pablo sale disparada desde la grada de Pabellón y se cae brutalmente en medio del campo, soltando miles de pedazos que son engullidos por una ciudad que se siente atropellada y salvaje. 
No, no podía ser de otra manera, teníamos que acabar mal con Portugal, y echar de menos a Oltra...
Eh! Espera! No es aquel su espectro, fumando sin moverse en la esquina de Tribuna Superior?

No hay comentarios:

Publicar un comentario