24 dic. 2012


de tanto andar con madridista ateo a uno se le acaban por aparecer jetos de mourinho hasta en las grietas de los langostinos. piensas en aquella noche en la que te ganó las semis de champions, de una manera que no puedes dejar de admirar, o en su aparición a través de las pantallas de riazor, antes del partido. mucha gente habló de lo de andrade, pero al final todo con boca pequeña porque en realidad sabían que aquel porto era una avispa hija de puta muy difícil de batir. cuando llegó la final, celebré los goles de carlos alberto, deco y alenichev contra el mónaco, que al lado de los dragones azules parecían carne de cabra seca, e inicié una historia de amor con el equipo portugués que me dura hasta el día de hoy.

2 comentarios:

  1. Primero fue el Benfica de la Pantera Eusebio, luego fue el oporto de finales de los 80 con esa champions contra el FC Bayern y en el 2004 el depor estaba viviendo su sueño de ser el equipo hegemónico del atlántico...pero la falto decir "puto carallho"

    ResponderEliminar
  2. íbamos muy fumados pero llegó mou y nos hinchó con coca-cola.

    ResponderEliminar