27 ene. 2013



En 1962, el Frente de Liberación Nacional (FLN) encabezó una lucha armada y numerosas movilizaciones en todo el país para poner fin a la dominación por parte del imperialismo francés; esa protesta por una identidad propia, dio lugar a que Francia otorgara la independencia política a Argelia. Esa lucha tuvo sus frutos, pero no fue una independencia plena porque las condiciones de vida hicieron que tras las montañas de Atlas, en Cabilia, el Clan de Zidane o el Clan de Benzema tuvieran que emigrar hacia la tierra que les había sustituido y reprimido la identidad y el reconocimiento de su familia y de su gente.
Imaginemos que no se hubiera producido esa fuga de cerebros. La primera joya del desierto sahariano sería y es Albert Camus: el escritor fue la estrella del Racing Universitario de Argel, alternando la portería y la posición de delantero, convirtiéndose en el pionero de una escuela que ha dejado un legado eterno. Madjer hubiera sido la antesala de la lluvia de estrellas noventeras como Youri Djorkaeff o Zinedine Zidane o la nueva generación de outsiders como Frank Ribery o Miau Miau Benzema.
Parece que el nuevo Prince of Persia del futbol argelino es Ishak Belfoldil. Dicen que es una versión 2.0 de Kaguim Benzema: kekos prácticamente iguales, pasado argelino, formación en Lyon, dotado de gran técnica y facilidad para hacer gol. El mayor reto del ponta de lança africano será ridiculizar todas esas comparaciones y demostrar que el viento del desierto del Sahara sigue bendiciendo al pueblo argelino con talento, con gambetas y con una forma de jugar única, agraciada y bastisima. La clave del éxito para superar la batalla a Benzeguaín, está en ser fiel a sí mismo y creer en las palabras del maestro Camus, que como si fuesen profecías, resaltan los puntos débiles/escándalo que empañan la carrera de Zidane, Ribery o Benzema:

“Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”

2 comentarios:

  1. En su pueblo no serian nadie... lo de la identidad queda para los nacionalistas

    ResponderEliminar
  2. Lo ratifico en su pueblo no serian nada

    ResponderEliminar