20 ene. 2013




                         
vicente leirachá suele cojear bastante desde su tribuna en el diario enemigo, pero es perro viejo y el otro día acertó al recordar aquella temporada 52-53 en la que, casi desahuciado, el deportivo sobrevivió en la máxima categoría de la mano de helenio herrera, quien llegó a coruña portando un mensaje de optimismo para la parroquia. hace un par de semanas, aprovechando la llegada de paciência, el fantasma de herrera, como de costumbre, decidió darse una vuelta por el burgo para quedar con miguel prado, actual inquilino de la que fue su casa en la avenida de la coruña y músico experimental de profesión. en medio de una de sus frenéticas conversaciones sobre pierre schaeffer, el joven sugirió al técnico que le explicase el concepto de pressing utilizando los árboles del paseo como jugadores y allí, bajo una lluvia fina, el mítico allenatore dijo que lo de oltra quería ser mozart, pero sonaba a bubblegum, y que sí, que domingos mejor, que camina tranquilo y sensual como la base del waiting for the miracle, waiting for the miracle to come.

No hay comentarios:

Publicar un comentario