4 feb. 2013


Carlos Marchena es presentado en Riazor delante de 1.500 personas; son fechas de casetas regionales, bolos sin sentido en la playa y torneos de verano: el Teresa Herrera junta al Atlético de Madrid y al RCD en Riazor, en una cita claramente venida a menos. Simeone declara que ese partido será la última prueba de su equipo antes de la Supercopa de Europa, en la cual humilla a los blues de Abramovich; el Atlético, con su equipo titular, consigue empatar 2-2 en el último minuto y se lleva el trofeo por penaltis. El de Cabezas de San Juan disputa sólo 45 minutos, en los que Riazor exige sangre o extremidades degolladas, mientras entona con éxtasis, euforia, bajón, subidón, subidón y nostalgia: 


Saca el machete, Marchena saca el machete


Su misión era sustituir a Diego Colotto. Desde el primer momento, su fichaje siembra dudas por su pasado, por su edad, por su inactividad o por si será capaz de reemplazar al querido(?) argentino. El nuevo káiser blanquiazul viene avalado por un récord mundial al haber encadenado 50 partidos con La Roja sin palmar ningún match, superando los 49 matches de Garrincha entre los 60 y 70 con aquella mágica Brazil. Durante el primer mes de competición, el Deportivo no conoce la derrota y Marchena destaca no sólo por ser el jugador que más balones recupera de toda primera división, sino también por intentar hacer madurar a los cativos de Abegondo.



Tras 22 jornadas, el Deportivo suma 16 puntos y menos victorias a estas alturas que en toda su historia. En los 14 partidos que ha jugado “el machete”, el Depor ha conseguido 15 puntos, o lo que es lo mismo: de los 8 partidos que el Deportivo ha jugado sin su magia, sin su mala hostia, sin su extorsión a los árbitros y sin sus codazos ha conseguido un punto. Nunca me imaginé que mi ilusión dependería de ti, Carlitos, pero es lo que hay.

Es un chico que defiende como Ayala y la saca como Beckenbauer

No hay comentarios:

Publicar un comentario