4 mar. 2013

TEQUILA+CACTUS=ORO


El año 2005 supuso el nacimiento de Youtube, el resfriado de James Blunt y el impacto de huracanes devastadores que evidenciaron la fragilidad de las infraestructuras de muchos hogares del sur estadounidense y de Mexico. En aquellas fechas, otra fuerza de la naturaleza se manifestó en Perú: estrellas lejanas y en formación, pero con un talento desorbitado, brillaron e iluminaron al pueblo inca durante el Mundial Sub-17 de dicho año. La Canarinha de Marcelo o Anderson y la Turquía de un Nuri Sahin desatado parecían las claras candidatas a alzarse con la Taça do Mundo.
 
Pero esta historia empezó mucho antes. En los tiempos en que Maradona paraba el mundo, Jorge Campos rendía tribute a Mc Hammer o Hugo Sánchez hacía lo imposible daban sus primeros pasos los miembros de una generación deslumbrante que cambiaría la historia del fútbol mexicano, la misma que años después se proclamaría campeona del Mundial antes citado. Los dos diamantes que destacaban en ese combinado eran Giovani Dos Santos y Carlos Vela, que batieron por 3-0 a Brazil en la final. Tras el éxito de aquella edición, los clubes mexicanos más importantes decidieron apuntar a sus equipos más jóvenes a todas las competiciones importantes a nivel junior around the world, para que aprendieran de la experiencia de lidiar en grandes eventos contra las canteras de mayor prestigio: sin lugar a dudas, esa decisión de los clubes fue determinante o algo tuvo que ver para lograr la posterior medalla de oro en Londres 2012.
 
La carrera profesional de Vela y Dos Santos es paralela entre ellos y muy similar a la política de dichos clubes ya que, cesión tras cesión, han ido madurando, creciendo, compitiendo y convenciendo de que con apenas 24 años están sobradamente capacitados, siendo el centro de referencia de sus equipos, con un rendimiento nivel élite durante el mes de febrero en la Liga española. Habrá que estar atentos, por tanto, al Cubo Torres, Peralta y demás jóvenes en formación que persiguen el sueño de llegar hasta las estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario