12 mar. 2013

SAMBA DA MINHA TERRA (I): O MARINHEIRO SÓ


En una entrevista, o Camisa 10 da Gávea declaró que su equipo ideal brasileiro estaría formado por la defensa del 74, por el medio campo del 82 y por los pontas de lança de la histórica Brazil del 70. El equipo del 74 llegó hasta semifinales, perdió contra la naranja mecánica por 2-0 y quedó cuarto clasificado tras jugar contra Polonia. En 1970, a seleção da Tropicália dançou no campo, creando un marrón para los siguientes elegidos en tratar de igualar o superar los éxitos cosechados. Con Pelé en plena fiebre de sábado noche seguían o professor Zagallo, Rivelino o Jairzinho y tomaban protagonismo los jugadores del Atlético de Madrid Leivinha, Luis Alberto y el garoto Marinho Chagas, que fue el único jugador destacado por la prensa internacional.

Chagas, conocido como o Hippie de Natal, fue un outsider para su época, un jugador que ha dejado un legado y una herencia de la que bebe el fútbol moderno. La historia de este deporte cambió con el amistoso entre el Riachuelo Atlético Clube versus el equipo suburbano del Palmeiras das Rocas; la estrella del Riachuelo, Pedro Paulo, era lateral izquierdo y rechazó jugar contra los tipos duros del barrio palmeirense, por lo que el entrenador improvisó con Marinho Chagas: um marinheiro só diestro, pero sin tapujos a la hora de jugar a pierna cambiada y en una posición totalmente desconocida que, sin embargo, le permitió destacar durante ese partido y toda la temporada. Su reubicación en el campo no le intimidó, hasta el punto de que o hippie se olvidaba del extremo rival y de las responsabilidades de su puesto: él sólo pensaba en volar y atacar a botafogo, con alevosía, gracia, habilidad, técnica y desparpajo. Sin ser muy consciente, esa revolução y esa projeção ofensiva fueron sin lugar a dudas pioneras en lo que se refiere a la incursión de los defensas en ataque, en el fútbol de su país y en el mundo entero, convirtiendo a los laterales brasileños en los laterales que más arriba llegaban y mejores posiciones ofensivas ocupaban: sólo hay que comprobar como la Tetracampeona y la Pentacampeona tenían como denominador común a laterales como Cafú o Roberto Carlos. 


En una Brazil bajo dictadura, su improvisación, naturalidad y excentricidad en el campo eran un claro reflejo de su vida y personalidad fuera de los terrenos de juego. Le llamaban el hippie de Natal porque se le diferenciaba por sus camisas y pantalones estampados, combinados con unas mechas rubias que cubrían su espalda; las meninas flipaban cuando iba en su Volkswagen escuchando a los Rolling Stones o cuando le daba a la cachaça

No cabe duda que antes hubo otros laterales como Nilton Santos o el padre de Djalminha, Djalma Santos, que fueron hombres importantes, pero la herencia de Marinho Chagas es muy larga, sólo hay que ver la importancia del lateral en los mejores equipos del momento con un extraordinario Phillip Lahm que lleva quince asistencias este año o un Jordi Alba que es clave en la identidad de sus equipos.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario